En Barranquilla una ‘fábrica’ de regalos para hallar el ‘Niño Dios’

En Barranquilla una ‘fábrica’ de regalos para hallar el ‘Niño Dios’

Distrito habilitó más de 250 locales comerciales. Estarán ubicados en la carrera 37 con 48, al lado del Universal.

Aún no se da apertura oficial a la Feria del Juguete y Ricardo Insignares ya siente que salva la Navidad. En la carrera 37 con calle 48, justo al lado del cementerio Universal, los comerciantes de la nueva fábrica de Papá Noel se alistan para comercializar sus ‘regalos prometidos’.

“Esto es un carnaval de juguetes”, dice Isignares, quien lleva más de 35 años ofreciendo juguetes tecnológicos en la popular feria que se celebra en Barranquilla hace seis décadas y que reúne a más de 250 locales.

PUBLICIDAD
inRead invented by Teads
Aunque el reloj tomó por sorpresa a los vendedores del centro de la ciudad, Norys Andrade, representante de la Asociación de la Ferie del Juguete y similares, saca sus cuentas y asegura que para hoy “todo estará listo para que vengan a comprar sus regalos navideños”.

“Debíamos estar listos para el 10 de diciembre, pero habíamos tenido inconvenientes con la electricidad. Con el favor de Dios ya estamos construyendo y surtiendo nuestras chazas”, explicó Andrade.

Ayer, el olor del espacio habilitado por el Distrito no era a juguete nuevo, sino a madera, cartón y lona.

Los comerciantes cortaban y serruchaban para levantar su pequeño local, de 1.20 x 1.50 metros cuadrados cada uno.

Los juguetes. Variedad en juguetes y economía en precios es una de las consignas de la feria, en la que se podrá apreciar desde juguetes tradicionales, como un balón de fútbol, bicicletas y muñecas, hasta algunos otros con tecnología incrustada.

“Aquí tu podrás encontrar el carro loco, el patín con luces, la muñeca que habla, que camina, el helicóptero y el carrito que tanto le gusta a los niños y las barbies que piden la niñas”, expresa Insignares, mientras contiene la respiración para mencionar sin hacer pausas, cada uno de los productos que se expondrán en la feria, que estará abierta hasta el 25 de diciembre.

El costo de ellos depende del tamaño del juguete, explica Insignares, pero se encuentran productos desde $3.000 hasta $1 millón de pesos.

“Los más baratos que tenemos son los que se compran para las novenas, que vienen chocoritos o carritos pequeños”, explica.

En cuanto a los más costosos, señala a las cuatrimotos y bicicletas que se exponen en la parte delantera de la feria, en toda la esquina del cementerio.

Sobre la actividad, de la que los comerciantes esperan obtener ganancias del 20% 0 30% de su inversión, Insignares afirma que “nos llena de ilusión”.

“Aquí los papás vienen desesperados hasta la misma noche del 24 y es bonito porque uno les soluciona”.

Comparte en las Redes Sociales